Familias fuertes, sociedad fuerte

Familias fuertes, sociedad fuerte

Gloria Huarcaya

EspañolEspañol | English English

¿Quieres una sociedad humanizada? Ponle dentro familias amorosas, fuertes y sólidas.

Fragmento Original

“Nadie puede pensar que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad. Ocurre lo contrario: perjudica la maduración de las personas, el cultivo de los valores comunitarios y el desarrollo ético de los pueblos y ciudades” (La alegría del amor, n. 52)

Comentario

Existe una abundante evidencia social que demuestra el impacto positivo que producen los matrimonios estables y las familias cuyos hogares son amorosos, cálidos y acogedores para todos sus miembros. Sin embargo, no se legisla a su favor.  ¿Por qué los partidos políticos, y los poderes públicos, no promueven a la familia estable y fuerte? ¿Por qué algunos de esos poderes, incluso, se muestran contrarios?

Son las preguntas del millón… Las respuestas reales –no las manipuladas por intereses políticos, sectarios y economicistas– son oscuras, sectarias, ideológicas.  Nos quieren hacer ver que “no pasa nada” o bien “la gente es más libre” si la familia fundada en un matrimonio estable y fuerte pasa a ser cosa marginal, un asunto arcaico y desprestigiado. Es una gran mentira.

El desarrollo de las sociedades debe tener como centro y fin, el desarrollo de la persona, para que sea auténticamente humano. Y es la familia, aquella estructura natural y social que es primaria, donde el hombre se humaniza, porque aprende lo más elevado del ser humano: amar y ser amado sin condiciones desde que nace y para toda su vida.

Temáticas: Familia