El amor más importante en la familia

El amor más importante en la familia

Rosario García Naranjo

EspañolEspañol | English English

¿Cuál es el núcleo de amor más importante de una familia? La unión de amor de los esposos. Es el amor conyugal el que mantiene unidos al padre y la madre, el que se irradia sobre los hijos y los cohesiona, entre sí, como hermanos. Cuando ese amor conyugal se desune, todo el resto de lazos familiares se tambalean.

Fragmento Original

“…con frecuencia presentamos el matrimonio de tal manera que su fin unitivo, el llamado a crecer en el amor y el ideal de ayuda mutua, quedó opacado por un acento casi excluyente en el deber de la procreación” (La alegría del amor, n.36)

Comentario

Conocí a una señora que casi no salía a la calle desde que tuvo hijos, Unas veces por cansancio. Otras, porque le preocupaba que sus hijos lloraran si se quedaba otra persona cuidándolos. Menos quería ir de viaje con el esposo. Ella me comentó la conversación que tuvo en una consulta, a raíz de la que cambió de actitud. Le pidieron que respondiera a tres preguntas: ¿A quién conociste primero? ¿Con quién te vas a quedar cuando tus hijos se independicen y cuando seas viejita? ¿Cuál es el amor de unión más íntimo, en cuanto eres mujer?

Con frecuencia, sobre todo las madres, pensamos que los hijos son quienes más nos necesitan, y que el esposo puede vérselas solo. Y no es así. Es, además de un gran error, un descuido de la unión conyugal. El amor entre esposos es el más importante en la familia y el que más debe cuidarse y hacer crecer. Los hijos estarán mejor cuidados y educados en la medida en que atendamos el amor conyugal. Experimentar a sus padres, amándose como cónyuges unidos, es lo que más educa, tranquiliza, da seguridad y equilibrio, y enseña a amar a los hijos.

Como hija, ya desde pequeña y ahora cuando soy mayor y tengo mis propios hijos, nada me produce mayor seguridad, confianza y alegría que ver a mis padres queriéndose como esposos. Y, por desgracia, también he visto el profundo dolor, miedos y desencajes que causan a los hijos la desunión, los odios y el divorcio de sus padres.

Conclusión de la experiencia: el amor conyugal entre los padres es la fuente de amor, confianza y seguridad para toda la familia.