Cada persona necesita su tiempo y espacio

Cada persona necesita su tiempo y espacio

Mariela Briceño

EspañolEspañol | English English

¿Cuál es el síntoma de la verdad y bondad de un amor? Su ternura.

Fragmento Original

“En el horizonte del amar, central en la experiencia cristiana del matrimonio y la familia, se destaca también otra virtud, algo ignorada en estos tiempos de relaciones frenéticas y superficiales: la ternura… << Tengo mi interior en paz y en silencio, como un niño destetado en el regazo de su madre>>” (La alegría del amor, n. 28)

Comentario

En estos tiempos de prisas, contactos efímeros y frenéticos, de relaciones superficiales y hasta vacías, no te dejes devastar tu interior.  Descubre, si quieres amar de veras, que tus amores íntimos piden, para vivir y crecer, sus propios espacios y tiempos. Dáselos con generosidad y ternura. Cosecharás gran fruto.  El tiempo y el espacio para dedicar a hacer familia es algo crucial en la vida de nuestras familias del siglo XXI.

El estilo de vida actual está llevando a muchos matrimonios a “estar y hacer lo mínimo” dentro del ambiente familiar. Sin darse cuenta, no tienen tiempo para lo más íntimo e importante de sus vidas y amores. Ocurre en esos casos que se sienten vacíos, tristes y solos.  Se produce, entonces, en muchos la “soledad del vacío interior” y “los vacíos de las soledades”.

No dar espacios y tiempos a nuestros amores familiares, introducir la prisa frenética y la relación superficial en la familia, nos impide que broten y crezcan aquellas joyas que esconde el don y la acogida profundas. Son la ternura, la confianza y la compañía íntima, los silencios llenos de sentimientos inefables, la paz interior de sentirnos amados y queridos en el hogar, en el refugio incondicional, donde lo valemos todo desnudos de todo.

Temáticas: Ternura