Compañía y confianza íntimas

Compañía y confianza íntimas

Mariela Briceño

EspañolEspañol | English English

La familia que se ama es compañía y confianza íntimas. Una infalible vacuna contra las soledades.

Fragmento Original

“Por otra parte, << hay que considerar el creciente peligro que representa un individualismo exasperado que desvirtúa los vínculos familiares y acaba por considerar a cada componente de la familia como una isla (…) Las tensiones inducidas por una cultura individualista exagerada de la posesión y del disfrute generan dentro de las familias dinámicas de intolerancia y agresividad>>” (La alegría del amor, n. 33).

Comentario

¡No te aísles! ¡No te encierres, ni te ensimismes en tu ombligo! Te juegas convertirte en un ser quejoso, egocéntrico, maniático y solitario. ¿Tienes una familia que te ama?  Y tú ¿amas a tus familiares?  Entonces, posees la más eficaz vacuna contra las soledades. Cuida ese privilegiado entorno. ¿Cómo? Correspondiendo.  Enriqueciéndolo, también, con tu don y tu acogida a los tuyos.

Los jóvenes y los no tan jóvenes podemos, tal vez sin caer en su peligro, adquirir y hacer crecer hábitos de ensimismamiento solitario. Pueden ser modos de evadirnos de nuestra correspondencia y contribución a lo que necesita el ambiente familiar. Ese individualismo muchas veces es favorecido por las “pantallas” (TV, computadora, iPad, celulares, etc.) propias del avance de las comunicaciones de este siglo. La “conectividad global”, que hoy tanto se impulsa, si no está bien usada dentro de la familia, puede llevar al aislamiento egocéntrico, la intolerancia, la agresividad, la indiferencia a los demás.

De manera paradójica, ese aislamiento produce justamente lo contrario de internet: la “des-conexión” –que es desunión- con los miembros de la familia y con ello la quiebra de su unidad. Y un peligro sutil pero enorme: el desconectarse de la propia familia, que es lo real, para encerrarse en un mundo irreal, el virtual.

Temáticas: Compañía